Ante la incertidumbre: Certezas

COLUMNA

Los últimos meses han sido extremadamente inestables en nuestro país y el mundo. El estallido social a fines del año pasado y Covid-19 a inicios de este han afectado enormemente a la construcción. Mano de obra y capacidad productiva se vieron reducidas en obras e incertidumbre económica afectó fuertemente a constructoras e inmobiliarias.

Teletrabajo en cargos administrativos, reorganización de horarios en obras y medidas sanitarias son algunas de las acciones que se volvieron prácticamente obligatorias para continuar con las labores. Pero también se están volviendo piezas claves para la prosperidad en estos tiempos otro tipo de medias como digitalización de canales, modificación en estrategias y modelo de negocios, y sobre todo la migración a la prefabricación.

La construcción industrializada y prefabricada contribuyen con las certezas tan escasas en estos tiempos. Partidas que significan meses de subcontratos con trabajadores externos trabajando en obra se reemplaza por un producto que llega terminado y sólo hay que montar. Además, un producto que se fabrica en un ambiente controlado y sometido a control de calidad previo garantiza una calidad imposible de obtener en una instalación en obra.

Así, Boetek con su Sala de Calderas Modular logra posicionarse como una de las pocas soluciones prefabricadas para centrales térmicas. Plazos de entrega programados que no se ven afectados por las circunstancias de la obra, precio conocido desde el inicio que no sufre variaciones ni cobros extras y fabricación en línea de producción bajo estrictas inspecciones de calidad se convierten en las principales certezas aliadas, claves para refugiarse y disminuir incertidumbres en tiempos donde tanto abundan.

Leave a Reply